¡FORMAMOS SERES HUMANOS INTEGRALES!

Durante los tres últimos años, el colegio Santa Teresa de Jesús y especialmente el área de Educación Religiosa, Ética y Valores, se ha destacado por su compromiso permanente en el acompañamiento espiritual a toda la comunidad educativa, especialmente a los niñ@s y a l@s jóvenes, con el fin de brindarles una formación integral.

Los docentes del área siempre han contado con el apoyo permanente de las hermanas Terciarias Capuchinas, quienes con su testimonio de vida y de servicio, han compartido el carisma francisco-amigoniano.

Beber de la espiritualidad franciscana ha sido uno de los principales retos y desafíos para los docentes, quienes comprometidos con su labor se han esforzado por animar, organizar, dinamizar y acompañar el crecimiento en la fe de los y las estudiantes.

Las convivencias en la actualidad son dirigidas por un grupo especializado de personas que han profundizado en el mundo infantil y juvenil; lo que ha contribuido a generar un mayor impacto en la experiencia espiritual de nuestras estudiantes.
Estas convivencias no sólo han sido significativas por su desarrollo y contenido, sino porque se realizan en un lugar que favorece el contacto con la naturaleza, la reflexión y la oración.

Se resalta el esfuerzo de los docentes por hacer llamativa y agradable las clases de Educación Religiosa y Ética, se esfuerzan por acompañar desde la más tierna edad la experiencia religiosa de l@s estudiantes.

Para ello, brindan acompañamiento en la catequesis pre-bautismal, catequesis para la primera comunión y para la confirmación. Allí se busca que las niñas y las jóvenes vivan su encuentro con Dios en profunda alegría, encanto, paz y se fortalezcan en el seguimiento de Jesús.

Finalmente, todas las actividades orientadas por el área como: las eucaristías, las celebraciones marianas, los espacios de oración, actos penitenciales, tienen la finalidad de involucrar a toda la comunidad educativa; a fin de impregnar en las actividades cotidianas una mirada sabia y creyente.
Con la seguridad, de que la experiencia espiritual es un factor fundamental y decisivo en la formación hacia la excelencia, el área de Educación Religiosa y Ética, reitera su compromiso en la formación de mejores seres humanos y de mejores cristianos.