La primera forma de consolación es la escucha del otro, que se expresa en la acogida de sus reacciones y preocupaciones, de sus pensamientos y sentimientos.